de la Revolución industrial a la Evolución empresarial: Más allá de la Ética y la Responsabilidad Social Corporativa: un de conciencia por Adolfo Jarrín

de la Revolución industrial a la Evolución empresarial: Más allá de la Ética y la Responsabilidad Social Corporativa: un de conciencia por Adolfo Jarrín

Titulo del libro: de la Revolución industrial a la Evolución empresarial: Más allá de la Ética y la Responsabilidad Social Corporativa: un de conciencia

Autor: Adolfo Jarrín

Número de páginas: 296 páginas

Fecha de lanzamiento: January 16, 2017

de la Revolución industrial a la Evolución empresarial: Más allá de la Ética y la Responsabilidad Social Corporativa: un de conciencia de Adolfo Jarrín está disponible para descargar en formato PDF y EPUB. Aquí puedes acceder a millones de libros. Todos los libros disponibles para leer en línea y descargar sin necesidad de pagar más.

Adolfo Jarrín con de la Revolución industrial a la Evolución empresarial: Más allá de la Ética y la Responsabilidad Social Corporativa: un de conciencia

De importancia significativa es el hecho de que la revolución industrial liberó a los trabajadores de labrar la tierra y abrió la puerta para que la gente pudiera incorporar sus mentes al trabajo. Por primera vez en la historia de la humanidad la fortaleza de nuestras mentes se hizo más importante que la fortaleza de nuestros cuerpos. Esta puerta para que la gente trajese sus mentes al trabajo se abrió por completo cuando la era industrial le dio paso a la era de la información. En ese momento, todo el mundo estaba buscando mentes talentosas. Por lo tanto, desde la perspectiva de la mente, la era industrial y la era de la información contribuyeron decisivamente en la evolución de la conciencia humana. Ellas le brindaron a las masas oportunidades para desarrollar y estimular sus mentes. Más importante aún, la era industrial y la era de la información pusieron en marcha un proceso a través del cual la mayoría pudiese alcanzar la auto-actualización, un privilegio que hasta ese momento sólo estaba disponible para los nobles terratenientes y las élites ricas.
Actualmente nos enfrentamos con un nuevo reto. La era industrial ha recorrido su curso y ahora tenemos que lidiar con su legado –el deterioro–, inicialmente lento pero hoy en franca aceleración, del bienestar de los sistemas de soporte de vida del planeta. En un lapso de menos de 200 años hemos creado una crisis global de sostenibilidad. En buena parte, esta crisis ha estado impulsada por el sector corporativo y por nuestro desarrollo mental. Nos hemos convertido en expertos en inventar nuevas tecnologías y nuevas formas de satisfacer nuestros deseos humanos –muchas de ellas totalmente perjudiciales para la salud del planeta– en la búsqueda de mayor riqueza y beneficios. Esta es una crisis que no podemos resolver sólo con nuestras mentes. Sólo podemos solucionar este problema mediante un cambio global de conciencia. No es por la fortaleza de nuestras mentes que resolveremos este problema, sino por la fuerza de nuestros espíritus. La revolución de la sostenibilidad causada por las condiciones en rápido deterioro de nuestro planeta está promoviendo nuestra evolución espiritual de la misma forma que la revolución industrial promovió nuestra evolución mental.

Para poder resolver los problemas existenciales actuales debemos primero aceptar que todos nosotros somos uno –estamos potencialmente enfrentando una situación en la que o todos surgimos o todos perecemos–. Los problemas que enfrentamos son globales, pero los mecanismos que tenemos para lidiar con ellos son nacionales. Si dependemos de nuestros gobiernos para resolver esta crisis, será demasiado tarde. Debemos encontrar una forma de actuar juntos –la sociedad civil, el sector empresarial, y nuestros gobiernos– porque el interés propio ya no es una opción.
Ésta es la esencia de la evolución corporativa a la que Adolfo está invitando. Sin la participación voluntaria de las empresas en la agenda de la sostenibilidad global, la humanidad no sobrevivirá. Las empresas son subsidiarias del ambiente, y no al contrario. Si fracasa el ambiente, así lo harán las empresas. Asumir la responsabilidad por todos no es un rol con el que las empresas están familiarizadas. Es, sin embargo, un rol necesario. Esto impone grandes demandas en nuestros líderes empresariales y los coloca en un dilema –cómo satisfacer las necesidades del mercado y de los accionistas satisfaciendo al mismo tiempo las necesidades de la humanidad y del planeta–. Esto requerirá nuevos niveles de pensamiento y nuevos enfoques en las empresas, lo que nos obligará a todos a considerar cómo balancear nuestras necesidades físicas, emocionales, mentales y espirituales.
Adolfo resalta con experiencia y destreza estos asuntos y sugiere un enfoque que podría permitirnos resolver estos problemas.