Biblos: Historia y legado de la más antigua ciudad fenicia por Charles River Editors

Biblos: Historia y legado de la más antigua ciudad fenicia por Charles River Editors

Titulo del libro: Biblos: Historia y legado de la más antigua ciudad fenicia

Autor: Charles River Editors

Número de páginas: 70 páginas

Fecha de lanzamiento: March 7, 2017

Editor: Charles River Editors

Descargue o lea el libro de Biblos: Historia y legado de la más antigua ciudad fenicia de Charles River Editors en formato PDF y EPUB. Aquí puedes descargar cualquier libro en formato PDF o Epub gratis. Use el botón disponible en esta página para descargar o leer libros en línea.

Charles River Editors con Biblos: Historia y legado de la más antigua ciudad fenicia

De todos los pueblos del antiguo cercano oriente, los fenicios están entre los más reconocidos, pero quizás también entre los menos comprendidos. Los fenicios nunca construyeron un imperio como los egipcios y los asirios; de hecho, los fenicios nunca crearon un estado fenicio único, en cambio existieron como ciudades-estados que eran reinos independientes, dispersos por toda la región del Mediterráneo. Sin embargo, a pesar del hecho de que nunca hubo un “imperio fenicio’, los fenicios se mostraron más prolíficos en su exploración y colonización que ningún otro pueblo en la historia universal hasta los españoles en la época del descubrimiento.

Los fenicios fueron bien conocidos a lo largo de muchas civilizaciones en todo el mundo antiguo y su influencia se puede apreciar en muchos lugares del occidente hoy en día porque a ellos se les atribuye la invención del precursor del alfabeto griego, del que se derivó directamente el alfabeto latino. Sin embargo, los fenicios dejaron pocos textos escritos, de manera que los historiadores modernos se han visto forzados a reconstruir su pasado por medio de una variedad de antiguas fuentes egipcias, asirias, babilonias, griegas y romanas. No es ni siquiera claro cómo se llamaron a sí mismos los fenicios, porque el nombre “fenicio” se deriva de la palabra griega “phoinix”, que se refiere posiblemente a los tintes que ellos producían y comerciaban (Markoe 2000, 10). El misterio de los antiguos fenicios se complica más por el hecho de que los arqueólogos han sido capaces de excavar solo pequeñas secciones de las tres más importantes ciudades fenicias: Biblos, Sidón y Tiro.
Biblos, conocida hoy en día como Jebail, ha sido conocida a través del tiempo con muchos otros nombres: los fenicios la llamaron Gebal; para los egipcios fue Kepen o Kupna; los asirios y los acadios se referían a ella como Gubla (este es el nombre que aparece en el Antiguo Testamento); los árabes la llamaron Jbeil, y eventualmente los cruzados europeos le dieron el nombre de Gibelet. Esta larga etimología refleja la singular importancia del legado de la ciudad, porque Biblos es una de las más antiguas ciudades habitadas sin interrupción que ha habido en el mundo. La ciudad fue mencionada con frecuencia en los grandes archivos de la antigüedad, pero sus orígenes descansan en lo más profundo de la prehistoria. Su localización estratégica, con abundancia de madera para la construcción de barcos procedente de las montañas cercanas, hizo que muchos estados poderosos quisieran controlar el territorio. Con el tiempo, Biblos y el área circundante fueron ocupados por los amorreos, los cananeos, los fenicios, los asirios, los persas, los macedonios, los romanos, los árabes, los cruzados, los mamelucos y los otomanos.

Desde tiempos remotos, Biblos fue un activo centro comercial, negociando ampliamente con Egipto, a donde exportaba madera de cedro de los territorios fenicios a cambio de papiro. Como resultado de eso, Egipto llegó a tener una influencia importante en el arte y la cultura de Biblos, y la ciudad asumió muy pronto una posición de supremacía en el Mediterráneo, gracias en parte a su uso temprano de la escritura. Evidencia arqueológica encontrada en la ciudad muestra la existencia de un alfabeto fenicio en uso desde época tan temprana como el año 1200 A.C. y los restos de ciudades fenicias a lo largo de la costa de El Líbano dan testimonio del papel importante que jugaron como lugar de encuentro entre el este y el oeste, haciendo de ellas puntos focales para la fusión de culturas en el mundo antiguo. Por regla general, los fenicios no buscaron ventajas políticas o la expansión territorial de su patria—su interés primordial estaba en el comercio internacional.